Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

PUERTO DE IBIZA

La inversión millonaria del puerto de Ibiza, encallada en Can Botino

El Ayuntamiento de Ibiza ha de aprobar antes del 19 de enero de 2024 el plan especial pendiente desde hace un año para evitar la caducidad de la tramitación ambiental tras recibir un periodo de gracia adicional de tres meses de la Comisión de Medio Ambiente
puerto ibiza
Puerto de Ibiza

Más de un año sin noticias del plan especial del puerto de Ibiza. Desde entonces, el Ayuntamiento de Ibiza no ha sido capaz de llevar a pleno la aprobación inicial del documento aprobado por el Consejo de Administración de Autoridad Portuaria el 28 de septiembre de 2022 y que es un requisito ineludible para la ejecución de todos los proyectos pendientes. Los más de 120 millones de euros en inversiones previstas (ver apoyo) han acumulado, pues, un año más de retraso que sumar al histórico.

Sin ir más lejos, del proyecto del aparcamiento subterráneo en la futura estación marítima de Formentera, el de mayor impacto para la ciudad, se habla desde el año 2018. Y a día de hoy ni tan siquiera hay una fecha estimada para el inicio de las obras.

Falta todavía una larga travesía para que vean la luz los proyectos pendientes que no pueden ser tramitados bajo el atajo de obras de interés portuario que permitió la estación marítima de Botafoc: la aprobación inicial del Plan Especial, periodo de exposición pública, alegaciones, aprobación definitiva, redacción de proyectos, licitaciones y ejecución. Y que todo vaya bien.

19 de enero de 2024

El escollo inminente es el día 19 de enero de 2024. Si antes el Ayuntamiento de Ibiza no ha aprobado inicialmente el Plan Especial y, con ello, el Estudio Ambiental Estratégico, la Comisión Balear de Medio Ambiente ha anunciado que caducará el expediente, lo que obligará a reiniciar la tramitación medioambiental, según han confirmado a La Voz de Ibiza fuentes de la Conselleria de Vivienda de la que depende el organismo.

Con los antecedentes nada halagüeños que preceden la tramitación, nadie se atreve a pronosticar plazos. Y es que la redacción del citado plan fue contratada a finales de 2016 después de que en 1999 fuera anulado por los tribunales el anterior Plan Especial aprobado en 1993. Y aún está en modo borrador. Un dislate.

Vila, órgano sustantivo

La responsabilidad hasta la aprobación del borrador por parte del Consejo de Administración de Autoridad Portuaria el 28 de octubre de 2022 fue de Puertos como administración promotora del proyecto. También la de redactar el Estudio Ambiental Estratégico.

Sin embargo, la de la aprobación inicial y la aprobación definitiva es del Ayuntamiento de Ibiza, en tanto órgano sustantivo. Esta responsabilidad compartida supone una mayor complejidad.

Ha pasado un año desde entonces y el único movimiento relevante conocido hasta ahora ha sido el cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Ibiza, lo que añade más incertidumbre al proceso.

Inexplicable

A pesar de alardear de buena relación y de presumir del clima de entendimiento con el ex presidente de Autoridad Portuaria, Joan Gual de Torella, y de que no se conocieran diferencias con su sustituto, el expresidente de la Comunidad, el socialista Francesc Antich, durante su presidencia de perfil bajo, Rafa Ruiz no fue capaz de no aprobar un documento tan importante y que en teoría estaba listo para llevar a Pleno durante los siete meses de que dispuso. Inexplicable.

La comunidad portuaria está expectante a la par que desconcertada ante el silencio que rodea la tramitación. Como sucede cada vez que hay cambios políticos, esperan cambios.

«No sabemos nada que no haya salido en la prensa», explica a La Voz de Ibiza, el delegado de la patronal de las navieras Apeam en Ibiza, Rafael Cardona, de Insotel Marine Group, y, por lo tanto, con intereses en las navieras Trasmapi y Formentera Lines, Formentera Cargo, antigua Mediterránea Pitiusa, Marina Ibiza, Varadero y Marina Port Ibiza. Por no saber, dice no conocer oficialmente el contenido del borrador aprobado por la APB.

Cambios a la vista de Vila

Las dudas no se despejarán hasta que el Ayuntamiento de Ibiza se pronuncie sobre sus intenciones. La Voz de Ibiza lleva semanas tratando de obtener respuestas. Sin éxito.

Los indicios recabados a través de distintas fuentes y las 17 reuniones que han tenido el nuevo gobierno municipal del PP y Autoridad Portuaria, desveladas en el pleno de octubre por el regidor Rubén Sousa, apuntan a que habrá cambios respecto al borrador. En una conversación informal con este medio, el concejal de Urbanismo, Juan Flores, admitió que los habría. «Los suele haber cuando cambian los gobiernos», dijo.

No se tiene constancia de que el alcalde, Rafa Triguero, y el nuevo presidente de Autoridad Portuaria de Baleares, Javier Sanz, hayan tenido algún encuentro desde que fue nombrado el 14 de septiembre.

En breve

También parece que la aprobación inicial está cercana, lo que infiere que las modificaciones no serán de tal calado que obliguen a rehacer la exigua tramitación ejecutada hasta ahora. Así lo ha traslado en privado el alcalde de la ciudad, Rafa Triguero.

Fuentes oficiales de Autoridad Portuaria han asegurado a La Voz de Ibiza que la aprobación se producirá «en breve».

El Ayuntamiento, por su parte, se ha limitado a decir que «estamos trabajando para responder dentro del plazo previsto» negándose a ofrecer más detalles al respecto.

Mientras no se despejen las incógnitas, la realidad es que el puerto de Ibiza vive la contradicción de estar bajo una permanente interinidad.

Tres meses más de gracia

El retraso de más de un año acumulado desde la aprobación del borrador ha acabado introduciendo un nuevo elemento de incertidumbre: el inminente riesgo de caducidad de la tramitación ambiental.

Y es que la Comisión de Medio Ambiente de las Islas Baleares, antes Comisión Balear de Medio Ambiente, ha puesto una fecha tope a la aprobación inicial: el 19 de enero de 2024.

Riesgo de caducidad

Así pues, si no está aprobado inicialmente el Plan Especial y el Estudio Ambiental Estratégico que forma parte de él, caducará el expediente, lo que obligaría a reiniciar la tramitación ambiental y, por lo tanto, sumaría nuevos retrasos a la aprobación del instrumento urbanístico y alejaría aún más las inversiones.

Así lo trasladó el ente medioambiental al Ayuntamiento seis días después de que La Voz de Ibiza se interesara por este tema. Desde el 5 de diciembre de 2022 había guardado silencio.

La realidad es que la aprobación inicial ya está fuera de plazo desde el 5 de noviembre de 2022 y que solo ha frenado la caducidad de la tramitación que la Comisión de Medio Ambiente no se haya pronunciado sobre la solicitud de una segunda prórroga por parte del Ayuntamiento de Ibiza, un mes después de que finalizara la petición de la primera prórroga, es decir, ya fuera de plazo. (ver noticia de apoyo).

 

 

 

 

 

Scroll al inicio
logo bandas