Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

GOVERN

Adiós a la exigencia de la cédula de habitabilidad de primera ocupación

Al haber una duplicidad, el Consell del Govern ha decidido eliminarla por decreto y dejar como base la licencia municipal de primera ocupación
Antoni Costa, vicepresidente del Govern, y Marta Vidal, consellera de Vivienda, Territorio y Movilidad
Antoni Costa, vicepresidente del Govern, y Marta Vidal, consellera de Vivienda, Territorio y Movilidad

Con el Decreto Ley de Medidas Urgentes de Simplificación y Racionalización Administrativas de las Administraciones Públicas de las Islas Baleares, aprobado por el Consell del Govern, se elimina la exigencia de la cédula de habitabilidad de primera ocupación, la que emiten los consell insulares.

Ahora ha quedado como base la licencia municipal de primera ocupación, dado que había una duplicidad. La tramitación de estas licencias se pueden gestionar de manera particular por un individuo o pueden ser externalizadas por las Entidades Colaboradoras Urbanísticas (ECU), que han sido autorizadas para tramitar licencias de obras.

Qué es la cédula de habitabilidad

La cédula de habitabilidad es el documento oficial emitido por el Consell que certifica el cumplimiento de los requisitos mínimos de medidas, higiene e instalaciones adecuadas para su función, además de autentificar la completa legalidad de la vivienda y tiene una vigencia de 10 años desde la fecha de su expedición y no se renueva automáticamente.

Según el art. 7 del Decreto 145/1997, la cédula es «el documento que expide el Consell insular que reconoce la aptitud de una vivienda, local o edificio residencial no incluido en el concepto de vivienda […] para ser habitado y el cual será obligatorio para su utilización».

Tipos de cédula

La primera es la cédula de habitabilidad de primera ocupación, la cual ha sido eliminada en este decreto. La misma es procedente cuando se han efectuado obras de nueva planta o de ampliación, así como otras que afecten a la distribución en un 60 % de la superficie útil, sea modificándola o sea reconstruyéndola, así como cuando se produce un cambio de uso.

En segundo lugar, la cédula de habitabilidad de renovación se solicita la renovación de una cédula caducada, sin darse ninguna modificación de obras de nueva planta o ampliación, ni se ha afectado en un 60% la superficie útil.

Por último, la cédula de habitabilidad de carencia es para obras finalizadas con anterioridad al 1 de marzo de 1987 y que no disponen de cualquier otro tipo de cédula.

Scroll al inicio
logo bandas