Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

ENTREVISTA ALFONSO ROJO/PRESIDENTE PIMEEF (1)

«Estamos a favor del decrecimiento de la oferta ilegal, con menos turistas, tendríamos menos empresas pero la misma actividad»

La Pimeef celebra la asamblea anual gozando de "muy buena" salud, alerta de la proliferación de bajas fraudulentas de corta duración y pide mano dura con el alquiler turístico ilegal, que los alquileres desgraven para facilitar el control y limitar la inviolabilidad del domicilio: "No es lógico que alguien alquile una vivienda ilegalmente y que las autoridades no puedan actuar"
  • "No lo tengo decidido, pero si el Comité me apoya, es probable que continúe"
    Alfonso Rojo.
    Alfonso Rojo.

    Alfonso Rojo (Reinosa, Cantabria, 1964) es desde hace 10 años presidente de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Ibiza y Formentera (Pimeef), cargo al que optará de nuevo, salvo sorpresa mayúscula, a principios del próximo año cuando finalice su mandato.

    A pesar de los quebraderos de cabeza que supone tener una pequeña empresa pero no tanto como la suya, Frutas La Palentina, con 32 trabajadores, 11 vehículos y con gente trabajando las 22 horas del día, y por lo tanto, miles de problemas, tiene tiempo para dedicarse altruistamente a la gran patronal de las pequeñas empresas y autónomos y también para ser presidente del recién ascendido a Tercera División PE Sant Jordi. «Los miércoles por la tarde no tenía nada que hacer», bromea.

    Y, además, este cántabro hecho de una pasta especial siempre dispuesto a colaborar con una sonrisa en la boca, lo que es sin duda de admirar.

    La entrevista con Rojo, quien llegó con su familia a Ibiza cuando tenía 14 años, se ha de interrumpir porque le llega una plataforma con género. Media hora después la retoma con la misma energía y predisposición.

    Al acabar el Bachillerato, con 17 años Rojo entró a trabajar en la empresa de distribución de frutas y hortalizas que había fundado su padre tres años antes, cuando decidió poner rumbo hacia Ibiza, la tierra prometida para ellos entonces. Previamente, su abuelo había hecho lo propio cuando abandonó junto a su familia su Palencia natal para establecerse en Cantabria y fundar una empresa de distribución de frutas y hortalizas.

    Su padre llegó a Ibiza con tres camiones y tres hijos tras vender la parte del negocio familiar que quedó en manos de su tío. A pesar de que no hay ni una palentina en la empresa, ese fue el nombre escogido.

    -La actualidad manda, así que le tengo que preguntar por cómo está yendo la temporada. 

    -No tenemos datos concretos porque en verano no mareamos, en el buen sentido de la palabra, a nuestros asociados con encuestas y cosas de estas. La temporada empezó pronto al venir la Semana Santa tan pronto, quienes abrieron trabajaron bien, luego el bajón habitual y buena actividad en fin de semana y menos entre semana. Diría que ha sido así hasta mediados de junio cuando hemos alcanzado velocidad de crucero.

    No voy a negar que hay gente que dice que está trabajando menos que otros años, pero es que cada vez hay más oferta, más restaurantes, más pizzerías, más comercios, más oferta de todo, y, por lo tanto, el pastel ha de repartirse.

    Y seguramente la Eurocopa y las Olimpiadas influirá en que venga menos gente, o vengan menos días o gasten menos cuando vengan porque también quieren ir a estos eventos multitudinarios.

    – La Pimeef ha celebrado esta semana la asamblea general anual. ¿Cuál es la salud de la Federación?

    – Es, afortunadamente, muy buena, especialmente en términos económicos. Pimeef ha sido siempre fuerte a lo largo de sus 40 años de existencia, con altibajos inevitables en diferentes momentos. La gestionamos como una empresa, aunque no tengamos ánimo de lucro, no compramos ni vendemos y nos financiamos principalmente de las cuotas de los socios. Hace 20 años, tuvimos un bache significativo debido a las crisis económicas que afectaron a muchos empresarios, lo que supuso una disminución de socios. Antes se había construido una infraestructura muy grande que posteriormente tuvo que adaptarse a la realidad, los nuevos cambios y el progreso informático.

    Antes de mi mandato, se tomó la decisión, con muy buen criterio, de comprar nuestras propias instalaciones durante los años de bonanza. Actualmente, la salud de la Federación es excelente, sin ningún tipo de penuria económica. Esperamos que nuestros asociados también gocen de esta buena salud. En resumen, la salud de la Federación es exquisita y está en muy buenas condiciones.

    -¿Qué problemática fue tratada en la asamblea de esta semana?

    -El absentismo laboral en las plantillas. Aunque no formaba parte de orden del día, nos reunimos 25 empresarios y fue recurrente este tema del absentismo. Antes una baja laboral era alguien que se torcía el tobillo y no podía andar. Pero ahora resulta que a media hora de empezar, te llega un mensaje ‘jefe, he dormido mal, me duele la barriga y no puedo ir a trabajar, que he pasado mala noche’. Si es puntual, ya está. Pero resulta que está siendo recurrente, más habitual de lo deseable, y así lo hemos notado todos.

    Es un desastre porque no tienes tiempo de reaccionar y el resto de la plantilla, que ya va justa, ha de asumir el trabajo del trabajador que ha pasado mala noche.

    Curiosamente, este fenómeno no se da entre los veteranos, sino entre los trabajadores que tienen menos arraigo y menor sentimiento de pertenencia a la empresa. Gente que un año trabaja de camareros, otro de mecánico, otro en una carpintería, otro en el taxi o de reponedor… Echamos en falta ese compromiso que había antes con la empresa y con los compañeros.

    -¿Es una novedad de este año este fenómeno?

    -Este año fue la comidilla en la asamblea y otros años no. Antes el tema de las bajas era la indefensión que a veces tiene el empresario con las bajas de larga duración sospechosas de fraudulentas y lo difícil que es acudir a los tribunales médicos y el poco control de la administración ante este fenómeno. Pero desde el covid, hemos detectado estas bajas de corta intensidad.

    -¿Bajas de resaca?

    -No lo quiero decir así, aunque va por ahí la cosa. El problema es que no da tiempo para reorganizarse y es un trastorno. Hay negocios que no pueden esperar y hay que atender a los clientes.

    Los trabajadores son los primeros que saben si es una baja real o una baja fácilmente evitable. Hay gente que tiene una analítica a las 10 horas y ha de ir en ayunas y ya no viene a trabar, cuando lo lógico sería ir a trabajar, luego sales al análisis y vuelves.

    – ¿Ha decidido si se presentará a la reelección cuando finalice su mandato a principios del próximo año?

    – No lo tengo claro. Tenemos un excelente Comité y, si el Comité está decidido y cuento con su apoyo, no tendría problema en continuar. No tengo una decisión tomada en este momento, ni tiempo para tomarla. Los empresarios en verano nos enfocamos únicamente en trabajar. Ahora mismo no pensamos en eso y ni siquiera tenemos una fecha para las elecciones. Supongo que, según lo que dictan los estatutos, a final de año habrá que empezar a moverlo y probablemente se convoquen elecciones en enero o febrero. Con buen criterio, molestamos a los empresarios en invierno, en verano les dejamos trabajar (risas).

    «Pimeef es el estilete para atacar y el escudo para defender a los empresarios de la administración»

    – ¿Qué cosas no hace Pimeef y que le gustaría al presidente que hiciera?

    -(Se lo piensa)… Pimeef actúa como enlace entre el empresariado y la administración. Es el brazo ejecutor que los empresarios necesitan para estar al corriente de las gestiones administrativas sin tener que manejarlas día a día. Pimeef es el estilete para atacar y el escudo para defender a los empresarios de la administración. Nunca hemos querido convertirnos en una segunda administración; nuestra función es traducir el lenguaje de la administración al idioma de los empresarios.

    No creo que no hagamos todo lo que tenemos que hacer. Así que lo que nos queda es seguir facilitando el trabajo a los empresarios, identificando qué es viable para los empresarios y qué no. Esta función de intermediación y traducción es algo, en mi humilde opinión, que realizamos bien y con la que estamos satisfechos.

    – Y menos mal que existen porque la administración siempre tiene la tendencia a complicar las cosas…

    -Depende. La administración local está más cerca de los problemas y el diálogo es más fácil. El problema surge cuando se trata de asuntos que vienen de Madrid o de Bruselas. Cuando hablamos de vivienda con un político local, municipal, del Consell o incluso del Govern, ya no es necesario explicarle nada porque ya entiende de qué estamos hablando. Los de aquí ya saben qué genera controversia y qué no porque conocen las consecuencias que supone cada decisión.

    La administración es relativamente coherente al presentar propuestas y nosotros actuamos como consejeros, diciéndoles por dónde pensamos que no deben ir, y al contrario. Tratamos de ayudarles a encontrar la manera de hacerlo con las herramientas disponibles, aunque sea complicado.

    La administración nos utiliza para aconsejar y luego, cuando llegamos a un acuerdo, comunicamos a los empresarios que hay que seguir adelante con ciertas acciones, ya que se trata de una obligación, ya sea impuesta por Europa u otros organismos. En resumen, actuamos como un lubricante que facilita que las cosas funcionen.

    – Alguna anécdota que quiera compartir de algún disparate durante estos 10 años de presidente…

    -… Disparates propiamente dichos, no tengo. Ocasiones en las que vamos a reuniones y al acabar nos preguntamos `¿te has enterado de algo? porque yo no he entendido nada’ algunas (risas).

    Hay momentos muy bonitos, como cuando los partidos políticos vienen en precampaña a PIMEEF… Cáritas, Alianza del Agua…  

    – ¿Cómo se articula la horizontalidad que tiene Pimeef con asociaciones de sectores muy diversos cuando colisionan los intereses legítimos de una asociación con otra?

    -Aunque pueda parecer una controversia, esa es una de las mayores virtudes que tiene Pimeef. Antes de enfrentarnos, hablamos entre nosotros. Pimeef es una federación en la que los sectores son asociados, no súbditos, por lo que tienen su voz. Pimeef nunca apoyará normas o proyectos que no cuenten con el respaldo de sus asociados.

    Cuando tenemos sectores que chocan entre sí, lo primero que hacemos es sentarlos para que se expliquen y para tratar de llegar a un punto de acuerdo. Si no se alcanza ese punto de acuerdo, cada asociación es soberana para defender lo que crea oportuno y la Federación se mantiene al margen.

    Cuando vemos que las posturas de las asociaciones son enfrentadas, dejamos que cada una se posicione por sí misma y Pimeef no se posiciona a favor de ninguna. Permitimos que sean las propias asociaciones las que defiendan sus intereses.

    De todas maneras, eso pasa poco. Cuando las empresas hablamos entre nosotras, normalmente tendemos a entendernos. ¿Por qué? Porque hablamos de unas realidades posibles y nos entendemos porque todos tenemos la misma realidad, empleados, clientes y que llevar adelante la empresa.

    -Además de facilitar más suelo industrial, ¿qué haría Alfonso Rojo si fuera presidente del Consell de Ibiza? 

    -Si yo fuese el presidente del Consell… (se lo piensa) Trataría de facilitar las cosas y eliminar la burocracia. Uno de los mayores problemas que tenemos es que hay cinco administraciones: Europa, Gobierno Central, Gobierno Autonómico, Consell y ayuntamientos.

    – El Govern ha aprobado un decreto en este sentido…

    -Sí, sí, sí… y ese es el camino. Creo que el principal reto del presidente del Consell, además de gestionar sus competencias, es lograr una dotación justa de medios para atender lo que tenemos. Como presidente del Consell, exigiría una dotación adecuada para nuestras islas en términos de profesores, personal sanitario y fuerzas del orden. No voy a entrar en que Menorca tenga un diputado más que nosotros porque ese es otro asunto.

    También consideraría la mancomunación de algunos servicios, como el de recogida de basuras. Un único servicio supondría un gran ahorro.

    «Quiero poner a trabajar a la administración», dijo Vicent Marí al asumir el cargo. Sin embargo, al año una empleada del Consell (tesorera) lo denunció. Me gustaría que la administración fuese mucho más ágil de lo que es actualmente. La administración debe ser garantista pero más ágil.

    Aquí también quiero dar un tirón de orejas a la oposición. La oposición debería vigilar el trabajo de quien gobierna e intentar mejorarlo, no oponerse a todo por sistema. Los equipos de gobierno deberían estar formados proporcionalmente según los resultados electorales, permitiendo que todos los partidos colaboren en la gestión pública.

    -Me temo que eso es imposible…

    En las Pitiusas hemos tenido gobiernos de todos los colores en los últimos años, y parece que cuando unos entran, todo lo anterior está mal hecho. Eso no es normal. Las empresas siguen evolucionando y trabajando, no operamos en ciclos de cuatro años políticos. No puede ser que en Ibiza tengamos un plan de equipamientos comerciales que aún no se ha desarrollado, sin ir más lejos. 

    Las grandes compañías pueden destinar recursos para cumplir con normativas como las de salud laboral o la ley de protección de datos, pero una pyme tiene que contratar a un asesor para que gestione todo, lo cual es un peso adicional.

    Las normativas deben ser pensadas para ser cumplidas, no para crear obstáculos. Hoy en día, las empresas no tienen nada que ver con lo que eran hace 20 años en términos de salud laboral y seguridad, pero cumplir con las normativas en instalaciones viejas es complicado.

    Las empresas necesitan facilidades para trabajar, invertir y mejorar. Debemos ser fiscalizados y vigilados, pero no podemos pasar años para desarrollar una normativa, ya que ese tiempo perdido puede llevar a que las empresas operen de manera dudosa en cuanto al cumplimiento de la normativa. Hay cosas que simplemente son difíciles de cumplir.

    – Me ha hablado de muchas cosas cuando le he preguntado por qué haría si fuera presidente del Consell de Ibiza, pero no me ha dicho nada de la lucha contra los piratas, donde se está haciendo un gran trabajo. 

    -Yo puedo decir con orgullo que en Pimeef siempre hemos estado al lado de la administración, sin importar su color político, a la hora de luchar contra el intrusismo y la piratería. Incluso si eran asociados nuestros los que trabajaban fuera de la legalidad, hemos sido los primeros en llamarles la atención.

    Pusimos mucho empeño en luchar contra las fiestas ilegales en pandemia. Era indignante ver nuestras discotecas cerradas, nuestros restaurantes operando a media capacidad y nuestros empleados en ERTE, mientras sabíamos que se cometían ilegalidades sin poder actuar.

    Así que siempre estaremos al lado de quienes luchen contra el intrusismo porque todos en la sociedad sufrimos las consecuencias del alquiler ilegal y la especulación inmobiliaria.

    Es inaceptable que no se pueda llamar a la puerta de una casa para verificar quién vive allí y si hay un contrato de alquiler. Las empresas cumplimos con registros horarios y todo tipo de normativas y recibimos inspecciones constantemente de diferentes departamentos. No es lógico que alguien alquile una vivienda ilegalmente y que las autoridades no puedan actuar. Ver que el Consell contrata inspectores y detectives privados para infiltrarse en fiestas ilegales y que luego se ponga en duda la legalidad de esas acciones es absurdo. La administración debe encontrar la manera de hacer legal estas inspecciones para proteger al ciudadano común, no al infractor. Proteger al infractor es hacer perder la confianza en el sistema democrático.

    – Estamos hablando de una cosa muy seria como es la inviolabilidad de un domicilio.

    -Efectivamente, la inviolabilidad del domicilio es algo muy serio, como establece la Constitución. Sin embargo, la Constitución también dice que todos los ciudadanos tienen derecho al acceso a una vivienda digna.

    -No son derechos comparables.

    -Cuando un ciudadano no puede acceder a una vivienda digna porque alguien la está utilizando de forma fraudulenta, ¿dónde queda la inviolabilidad del domicilio? Si yo pago un alquiler, tengo un contrato y una vivienda a mi nombre, esa vivienda es mía o tengo la concesión de su uso y eso es inviolable. ¡Perfecto!

    Pero cuando una autoridad llama a la puerta y pide ver el contrato para identificar a los residentes, debe ser posible verificar quién está allí. Si el residente es Antonio Fernández y tiene un contrato a su nombre, no hay problema. ¡Buenos días, que tenga un excelente día y si tiene algún problema, llámenos!

    Pero cuando se abre una puerta y hay ocho personas que no se identifican ni tienen un documento que indique que pueden estar en esa vivienda, eso ya no es una vivienda, está calificado como otra cosa.

    «Si un agente levanta un acta indicando que en una vivienda hay ocho personas y ninguna puede aportar un documento que acredite que tienen un contrato, el juez debe actuar de inmediato y en 24 horas clausurar ese piso»

    – Que sea el juez el que diga si se puede entrar o no en una vivienda nos protege a todos… 

    -Para mí, un agente de la autoridad debe poder dar el primer paso. Si un agente levanta un acta indicando que en una vivienda hay ocho personas y ninguna puede aportar un documento que acredite que tienen un contrato, el juez debe actuar de inmediato y en 24 horas clausurar ese piso. Lo que no puede ser es que, amparándose en el derecho a la inviolabilidad del domicilio, haya personas utilizando una vivienda sin tener derecho a ella. Yo pienso que lo primero que debemos hacer es permitir que el alquiler de una vivienda pueda ser desgravado en la declaración de la renta. 

    – ¿Y qué ganaríamos con eso?

    -Ganaríamos, al menos, que las cosas estarían identificadas. Cuando se haga la declaración de la renta, se debería poder desgravar la vivienda. Si alguien no desgrava vivienda, se le pregunta dónde vive. Si dice que vive con sus padres en Cuenca, pero está trabajando en Ibiza y tiene una nómina en Ibiza, evidentemente reside en Ibiza, no en Cuenca. Entonces, se le debe preguntar dónde reside en Ibiza. Lo que no podemos hacer es escondernos detrás de las normas y leyes para justificar lo que no tiene justificación.

    Antes que eso, y quizá me excedo en mi papel de entrevistador, el Estado y/o la Comunidad Autónoma deberían contemplar el alquiler turístico como actividad económica en sus respectivas leyes. Es muy fácil y no se hace y permitiría a los ayuntamientos sancionar por la Ley de Actividades y a los jueces dictar precintos preventivos.

    -Estoy de acuerdo.

    -Eso facilita la orden judicial pero no permite clausurar una vivienda sin orden judicial.

    -¿Dónde está el problema? Cuando se demuestre que esa es tu vivienda y no una actividad comercial, el expediente se cierra y no pasa nada. Pero el no poder actuar presumiendo que es una vivienda no es el camino. El camino debe ser otro.

    Seguramente hay muchas leyes que contradicen lo que estoy diciendo. Entonces, articulen esas leyes para que lo que estoy diciendo se pueda implementar. No es ninguna barbaridad. Lo que digo es que ahí se está realizando una actividad comercial, alguien se está lucrando de ello sin tributar ni declarar esos ingresos. Yo tributo y mis empleados también, así que me creo en el derecho de exigir que toda actividad empresarial tribute. Insisto en que lo primero que debemos hacer es permitir que el alquiler se pueda desgravar. Toda persona que pague un alquiler debería poder desgravarlo. Así de fácil.

    -Me ha hablado de fiestas ilegales como si ya no hubiera, pero sigue habiendo. La Voz de Ibiza desveló una de lujo en Sant Joan la semana pasada. 

    -No es lógico que nuestras discotecas, las mejores del mundo, restaurantes y beach clubs tengan que cumplir con estrictas normativas de ocupación, ruidos, y otros, mientras que en una fiesta en el campo no se cumpla nada. A las 12 de la noche, hay música; a las 2 de la mañana, sigue la música, y cuando la Guardia Civil llama a la puerta, no se le permite entrar. Al día siguiente, la Guardia Civil espera a que la gente salga para poner denuncias. ¿A quién estamos protegiendo? Eso no es inviolabilidad de la vivienda.

    – ¿Tiene usted muchos compradores que van a su almacén a comprar limones y limas con aspecto de ser para fiestas ilegales?

    -En Pimeef defendemos que nadie venda a nadie que no sea una empresa legalmente constituida. En nuestra empresa, por creencia y práctica, no vendemos a nadie que no sea una empresa legalmente constituida. Si tenemos dudas sobre alguien que pueda estar haciendo actividades ilegales en villas, no les vendemos. A veces son pedidos grandes, porque en una fiesta para 400 personas hacen falta muchos limones y limas… Por respeto a nuestros clientes, no podemos hacer eso.

    – El Partido Popular de Ibiza inició los trabajos para la regulación y la limitación a la entrada de los vehículos, como tiene Formentera, en el pasado mandato. Ahora está en la fase de tramitación parlamentaria, luego vendrá el reglamento donde se establecerán los cupos parar la entrada de vehículos. Recientemente, ha habido un giro importante en el discurso del Partido Popular de Baleares sobre la masificación y la saturación del turismo. ¿Cómo ven ustedes este movimiento?

    -Nosotros hemos participado mucho con el Consell en los trabajos para limitar la entrada de vehículos, para entender de qué estamos hablando y cuántos vehículos hay en la isla. El Consell nos presentó unos números iniciales, en la primavera del año pasado, que eran alarmantes. Si todos los vehículos estuvieran en movimiento al mismo tiempo, no habría circulación posible, estarían todos los vehículos parados. Se mencionaba que desde el inicio de la temporada, en marzo, hasta noviembre, había unos 8.000 coches que habían entrado y no habían salido de la isla. Eso es preocupante porque significa que muchos vehículos se quedan aquí sin control.

    Los trabajadores de temporada suelen traer su vehículo y luego se van, lo mismo pasa con las casas de alquiler de vehículos de la Península que traen coches y luego se los llevan en invierno. Pero estos números del Consell indican que hay miles de vehículos que entran y no salen, lo que es difícil de cuadrar.

    Nuestra asociación de rentacars ha sido muy crítica con la cantidad de vehículos que entran de fuera, si bien entendemos que no son los rentacars los que saturan la isla. El turismo ha cambiado mucho en poco tiempo. Antes, 600 turistas se movían en 10 autobuses, ahora, esos mismos turistas necesitan 300 coches 24 horas al día. El primer paso debería ser acabar con toda la oferta de alojamiento ilegal. Necesitamos saber exactamente cuántas personas hay en la isla.

    – El alquiler turístico se demoniza mucho, por el efecto pernicioso en el mercado de la vivienda residencial, pero también tiene efectos positivos sobre la economía de la isla, genera rentas familiares, consume en los supermercados, alquila coches o motos, va a restaurantes y discotecas, y demanda capacidad aérea que es atendida por las compañías y luego utilizada por los turistas que van a los establecimientos legales…

    -En Pimeef hemos llegado a decir que sobran negocios de muchas cosas, quizá sobran supermercados, bares, hamburgueserías, tiendas de ropa…

    El alquiler turístico genera un impacto económico, ya que los turistas efectivamente consumen en supermercados, restaurantes y alquilan coches, y estas empresas son asociadas nuestros. Lo que no podemos hacer es poner en riesgo la isla por ese porcentaje del pastel, por su impacto en el precio de la vivienda, por el número de empleados adicionales que necesitamos, ya que a lo mejor con 10.000 empleados tendríamos suficiente y ahora necesitamos 14.000.

    No podemos permitir que este porcentaje de negocio ilegal afecte al mercado de la vivienda y a la capacidad de planificación. Quizás con menos visitantes podríamos mantener un nivel de actividad similar y necesitar menos empleados. Pero para ello, quizás necesitaríamos seis empresas menos de distribución, 15 restaurantes menos y así…

    – Luego la patronal está a favor de decrecer…

    -La patronal está a favor de que toda la actividad que se realice en la isla sea reglada y tribute. Y somos muy conscientes de que una parte importante de la actividad actual no tributa.

    – Por tanto, eliminar la parte que no tributa y que es importante es estar a favor del decrecimiento.

    -Estamos a favor del crecimiento legal.

    – Y del decrecimiento.

    -Lo que quiero es que se elimine toda actividad ilegal. Una vez eliminada, nuestros compañeros de la restauración, que son legales, probablemente tendrán más facilidad para contratar personal. Si tenemos menos turistas, es posible que necesitemos menos trabajadores…

    – … y habrá más casas disponibles y se podrán contratar más trabajadores.

    -Claro, en lugar de un piso realquilado por 1.800 euros, ese piso estará en el mercado por 1.100 euros y podrá ser pagado por una pareja de trabajadores que ganen entre los dos 3.000 euros.

    – ¿Está siendo más difícil completar las plantillas este año que ejercicios anteriores?

    -Cuesta mucho. Un 20% de los empresarios alquila vivienda a sus empleados. Pero es que hay un porcentaje muy grande que pudo comprar un piso o varios y también los destina a sus empleados.

    – Lógico. Si quieres fidelizar al personal, tener una vivienda disponible para los empleados es un activo y una ventaja competitiva para la empresa, aunque tenga un coste de oportunidad.

    -Así es.

    – Me imagino que están totalmente en contra de la reducción de la jornada laboral que está planteando el Gobierno. 

    -Una de las peticiones que tenemos en Pimeef es ampliar el límite de horas extra. Nuestros empleados nos demandan poder hacer horas extras para obtener un sueldo que les permita vivir con más holgura, considerando el alto coste de vida en las islas. Sin embargo, por ley, no se pueden hacer más de 80 horas extras al año en la misma empresa, 40 para un contrato de seis meses. Son muy pocas.

    Contradictoriamente, nos encontramos con que algunos de nuestros empleados tienen un segundo empleo a media jornada por las tardes en otra empresa, en lugar de estar trabajando en nuestras empresas. Esto es totalmente ilógico. Por ello, solicitamos que se puedan implementar las horas extras regladas. Es aún más perverso cuando ese empleado está trabajando en otro sitio sin estar dado de alta, para evitar las cotizaciones. Nos estamos engañando a nosotros mismos con determinadas normas que no tienen sentido.

    Y ahora nos dicen que los empleados tendrán que trabajar una hora y media menos, cobrando lo mismo, y además no podremos cubrir esa baja con horas extra porque no tenemos más personal. Como comprenderá, es como si nos estuvieran hablando de leyes marcianas. No entendemos cómo eso se puede llevar a cabo.

    – El Gobierno, no en vano hay comunistas en el Consejo de Ministros, está dando muestras de gustarle intervenir en las empresas. 

    -Sí, eso es intervencionismo. Pimeef pertenece a Conpymes, que es una federación de pymes a nivel nacional. Lo que pedimos es estar incluidos en el diálogo social, del que actualmente no formamos parte. En este momento, el diálogo social está articulado por la CEOE y CEPYME, que es una misma organización.

    – Bueno, ahora mismo el diálogo social parece ser entre Yolanda Díaz y los sindicatos…

    Sí, pero eso se debe a que la patronal que nos representa a todos no está dispuesta a participar en la negociación. Simplemente no están en la negociación, y eso tampoco lo vemos bien. Nosotros no apoyamos la medida de las 37 horas y media para nada, estamos en contra. Sin embargo, lo que no apoyamos es que la parte empresarial no esté negociando ni oponiéndose con las herramientas que dispone en el diálogo social. ¿Qué está haciendo la otra parte? Aprovecharse. Si tú no quieres venir, ya hago yo lo que me dé la gana. Pues, mal asunto, mal rollo.

     

    Scroll al inicio
    logo bandas