Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

"OS VOY A MATAR A TODOS"

Ingresa en el psiquiátrico de Can Misses el marinero que atacó a la tripulación con un hacha en el puerto de Ibiza

Amenazó a la tripulación y a los policías con matarlos
Hacha con la que el tripulante agredió al jefe de máquinas.
Hacha con la que el tripulante agredió al jefe de máquinas.

El marinero natural del pueblo de Luanco (Asturias) que agredió la madrugada del domingo con una inusitada violencia a dos de sus compañeros de tripulación de la embarcación que cubre la línea de Ibiza y Formentera está ingresado en el área de Psiquiatría del Hospital de Can Misses para que su salud mental sea evaluada, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado, antes de su puesta a disposición judicial.

El varón de 30 años de edad está acusado de un delito de tentativa de homicidio y otro de lesiones.

Según el relato de los hechos difundido el lunes por la Policía, el barco, de la compañía Formentera Lines, volvía vacío hacia Ibiza tras realizar el último trayecto comercial del día.

La furia se desató cuando el barco estaba atracando en el puerto de Ibiza.

Según se desprende de la investigación y del testimonio de las víctimas, el agresor cogió un cuchillo de grandes dimensiones de la cocina y un hacha de las que conforman el dispositivo de seguridad de la embarcación.

Primera agresión

El jefe de máquinas se percató de que el hacha no estaba en su lugar ante lo que dio la voz de alarma al resto de la tripulación. Poco después de preguntarle al agresor por el paradero de la herramienta, se produjo la primera agresión.

Así, el jefe de máquina recibió un fuerte golpe por la espalda en la cabeza. El agresor gritaba «os voy a matar a todos» en ese momento.

Tal como avanzó La Voz de Ibiza, una trabajadora tuvo que saltar al mar desde la proa de la embarcación al encontrarse cara cara, sola, acorralada por el agresor. Fue ingresada en Can Misses con pequeños síntomas de hipotermia.

Poco después, el capitán también sufrió una agresión. En este caso, con el cuchillo de cocina en el cuello.

Cuchillo de cocina con la que fue atacado el capitán.
Cuchillo de cocina con la que fue atacado el capitán.

Del relato de la Policía Nacional se concluye que fueron dos los agredidos, el capitán y el jefe de máquinas, más la mujer que saltó al mar, y no cuatro como se deducía de la información facilitada por el Samu el mismo domingo.

Había un cuarto tripulante que también fue trasladado a Can Misses debido a su estado de nerviosismo, pero que no habría sido atacado.

La detención

El capitán llamó a la Policía Nacional sobre la 1 de la madrugada alertando de que había sido apuñalado en el cuello por un miembro de la tripulación. Al llegar al lugar de los hechos, los agentes identificaron al agresor en la cubierta del barco con el cuchillo en la mano y actitud amenazante.

Al bajar a la propa, en la cubierta por la que embarca y desembarca el pasaje, lejos de deponer su actitud, el agresor hizo caso omiso de los intentos de mediación de los agentes, y volvió a amenazar con «os voy a matar a todos».

Finalmente, tuvieron que recurrir a una pistola táser para inmovilizarlo y detenerlo, tal como se puede apreciar en el vídeo adelantado el domingo por La Voz de Ibiza.

Al lugar acudieron Policía Nacional con indicativos de Seguridad Ciudadana, Policía Judicial y Policía Científica activándose el protocolo de incidentes críticos así como varias ambulancias. Los heridos fueron trasladados al Hospital de Can Misses y a la Policlínica del Rosario donde se intervino al herido que presentaba una lesión de mayor gravedad. Actualmente su estado es estable dentro de la gravedad.

La Policlínica ha informado de que la víctima que fue atacada con el hacha, el jefe de máquinas, está ingresado en la UCI con fractura de cráneo y varias heridas faciales que han sido tratadas en el quirófano.

El Samu informó de que se trataba de un varón de 65 años. Sin embargo, la Policlínica ha informado de que se trata de un hombre de 32 años.

Algo raro

Un compañero de piso que trabaja de marinero en otra embarcación habría asegurado que «llevaba un par de días raro», según recoge El Comercio.

Consternación en su pueblo

Según recoge El Comercio y la Nueva España en sendas crónicas, personas del entorno de agresor del pueblo de Luanco no dan crédito a los hechos sucedidos la madrugada del domingo en el puerto de Ibiza.

Por aquí dicen que el chaval es súper normal y por eso no se lo acaban de creer», señalan en el municipio asturiano. El detenido es hijo de una comerciante retirada del pueblo.

 

Scroll al inicio
logo bandas