Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

RELEVO EN LA PATRONAL

«La gran mayoría de clientes no puede resistirse a un pan o un pastel artesano recién salido del horno»

El nuevo presidente de los panaderos de la Pimeef, Jordi Riera, luchará por fomentar la producción local y atraer a los productores artesanos aunque no trabajen el producto tradicional
2
Jordi Riera, del Forn Can Noguera en su tienda de Vila. Foto: Laura Amores.

Gracias a su padre, fundador del Forn Can Noguera en la carretera de Sant Josep, Jordi Riera, pasó su infancia correteando entre hornos, “robando trozos de pan para untarlos en aceite” y rebozándose en “sacos de chocolate de 25 kilos”, aprovechando la suerte de tener el obrador justo debajo de la vivienda familiar.

A los 16 años, comenzó a trabajar en él y, desde entonces, no ha parado de elaborar productos de pastelería y panadería. Durante nueve años, estuvo dedicado exclusivamente a la producción, instruido por un maestro pastelero mallorquín, José Serra Martorell, “ya jubilado”.

Ahora, se considera “mitad artesano y mitad empresario”, ya que gestiona el obrador y dos tiendas, una en Vila y otra en Sant Jordi. Reconoce que la  fabricación es lo que más le gusta al permitirle “abrir su parte creativa”.

Cultura y sabores

Desde su nombramiento como presidente de la Asociación de Panaderos y Pasteleros de Pimeef, el pasado viernes 10 de noviembre, dice tener muy claro su objetivo: “aunar a los artesanos y darle fuerza al sector” para, “entre todos, difundir la cultura y sabores de Ibiza y Formentera”.

Defensor de la elaboración artesanal, se propone “apuntalar el sector para que sea interesante para todos” y permitir la asociación “a todos aquellos fabricantes artesanales en Ibiza y Formentera, sin que necesariamente tengan que trabajar el producto tradicional”.

Riera quiere aprovechar la gran variedad de género del que gozan las pitiusas como el flaó, las orelletes, la graixonera, las ensaimadas, el pan pagès, el pan de xeixa, las cocas de Sant Joan o el famoso bescuit de Nadal, para fomentar el producto local con la intención de impulsar la economía de la isla y la subsistencia del sector.

Los horarios

Un sector que, en los últimos años, ha ido en decadencia no solo en Ibiza, sino en toda España, confiesa Riera. El cierre de muchas panaderías y pastelerías por “no tener viabilidad económica o carecer de relevo generacional”, debido, en gran parte, al “horario nocturno y en días festivos a los que está ligado la profesión”, ha dado un “duro golpe” al gremio que hace inevitable la necesidad de reforzarlo “con formación en las escuelas de hostelería o cursos específicos por parte de las instituciones”.

Hoteles

Al mismo tiempo, agradece la normativa sobre circularidad de la Ley Turística balear que se aprobó hace poco más de un año, “por la que los hoteles han incrementado la compra de productos locales, sobre todo, de coques, ensaimadas y flaó”.

Asimismo, añade que la elaboración artesanal sigue teniendo una buena demanda porque, “aunque hay clientes que buscan un producto más económico, la gran mayoría no puede resistirse a un pan o un pastel recién salido del horno”.

En su caso, todo apunta a que se continuará con la tradición familiar, ya que su hija mayor ha decidido estudiar pastelería. “Además, es una decisión que ha tomado ella sola”, detalla sonriente.

Actualmente, la asociación está formada por 13 pasteleros y panaderos de Ibiza y Formentera. Cifra que el propietario del Forn Can Noguera, tras recibir el cargo con “mucha alegría, orgullo y responsabilidad”, se ha propuesto hacer crecer con la ayuda de Toni, del Forn Can Bufí, y de José Luis Riera, del Forn Can Coves, también miembros de la directiva. De este modo, subraya que lo importante es que el producto “esté hecho por unas buenas manos”.

Scroll al inicio
logo bandas