Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

TRANSPORTE

La treta de Uber para evitar la precontratación deja en fuera de juego al Consell de Ibiza

Los inspectores están analizando si la forma con la que la plataforma evita los 30 minutos entre la petición del servicio y la recogida es legal o motivo de sanción
uber
Uno de los vehículos de Uber que operan en Ibiza.

El Departamento de Transportes del Consell de Ibiza tiene un nuevo frente: el desembarco de Uber en Ibiza. El vicepresidente primero del Consell de Ibiza, Mariano Juan, había venido advirtiendo en los últimos días que la institución, competente en transportes, vigilaría las operaciones del gigante norteamericano, tanto en el servicio prestado a través de taxis como con el prestado con coches con licencia de Vehículo de Transporte con Conductor (VTC).

Así lo había trasladado a los inspectores del departamento a quienes había pedido que investigaran que se cumpla la normativa y que, para ello, contrataran servicios simulando ser un cliente para comprobar in situ el funcionamiento del servicio.

«Los inspectores va a vigilar y van a investigar que se cumpla la normativa. Como no puede ser de otra manera, levantarán las actas que correspondan», explica a La Voz de Ibiza.

La primera dificultad con la que se han topado los inspectores es la treta que está utilizando Uber para incumplir los 30 minutos de precontratación que establece la ley, tal como ha informado La Voz de Ibiza.

¿Legal?

De hecho, a día de hoy, el Consell de Ibiza no sabe si es legal el mecanismo que viene utilizando Uber para evitar cumplir los 30 minutos. Esto es, la primera vez que el usuario pide un servicio, firma un contrato con todos los titulares de las licencias que prestan servicio a través de Uber que, según la compañía, implica la contratación del servicio para siempre, con lo que la segunda y siguientes solicitudes están exentas de cumplir la media hora de precontratación.

Los inspectores están recabando información de las otras comunidades donde se repite la casuística (Cataluña, Aragón y Valencia) y analizando si hay jurisprudencia para determinar si la trampa es legal o bien es punible.

Siempre a priori, ya que quien determinará realmente la validez de la jugada que se inventó Cabify para operar en Barcelona será el Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional o los tribunales europeos.

Obviamente, mientras tanto, Uber competirá con el servicio de taxi con vehículos con licencia de VTC, ya que la única diferencia entre pedir un taxi a través de una aplicación es que con Uber el usuario conoce el importe de antemano y paga directamente desde la aplicación, además de otras ventajas menores.

Scroll al inicio
logo bandas