Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

MELCHIOR ARNOLD/COACH Y EMPRESARIO

De futbolista profesional a guía espiritual en Ibiza: «Los que no conectan consigo mismo acaba con xanax y todas estas drogas que recetan alegremente»

Ibiza es conocida por muchas razones, su belleza natural, su fiesta, su gastronomía y también por la cantidad diversa de terapias alternativas que se ofrecen en la isla. Conectamos con el 'coach' Melchior Arnold en su restaurante japonés Nagai en la carretera a Sant Joan para hablar sobre trauma, karma, expectativas y desprogramación para producir un cambio profundo del ser. Zigzaguee con nosotros entre las múltiples herramientas no convencionales para el autoconocimiento de la mano de este ex futbolista y entrenador devenido en especialista multidisciplinar que empodera personas que desean conocerse mejor y alinearse con el verdadero yo.
Melchior Arnold
Melchior Arnold

Un día cualquiera por la tarde, en San Lorenzo de Balafia, mientras el sol se despide en una de esas tardes tan apacibles que dan ganas de apretar el botón de pausar, nos sentamos con Melchior Arnold (San Francisco (EEUU), 1972). Nacido en California, criado en Ibiza, Goa, Hawái y también en las montañas de India, Arnold es hijo de una familia hippie, de un padre filósofo y videógrafo devenido en consultor de marihuana orgánica medicinal en EE.UU. y maestro de ceremonias.

La madre fue bailarina, es astróloga, tarotista y escritora. Arnold comenzó su adolescencia jugando al fútbol profesional hasta que una lesión de rodilla le obligó a retirarse, y la rodilla tuvo que ver hacia donde su vida se encaminaría, ya que descubrió que su lesión era en realidad un problema bucal porque arreglándose un diente mejoró su dolor de rodilla. Entonces entendió que el cuerpo es y está mucho más interconectado de lo que nos habían enseñado. Arnold desde entonces se ha convertido en un especialista de mindjung, de medicina cuántica, en alquimia y es además coach personal.

-Quizás lo más sensato sea empezar desde lo amplio e ir afinando al detalle, de fuera a dentro. Fue usted futbolista profesional… 

-Si, jugué en Estados Unidos, en Grecia y en Suiza.

-¿En qué equipos?

-Jugué en muchos clubes y estuve invitado en otros sin llegar a fichar. En Ibiza jugué en la Penya Independent y el Portmany. También  en Estados Unidos y en Grecia luego en Suiza en los equipos FC ThunFc, LuzernFc, Chiasso, Fc Locarno, Mendrisio y en el Arbedo.

Jugué tres temporadas en Primera División y un montón en Segunda y Segunda B.

Estuve de entrenador de los sub-15 de Luzern y acabamos campeones de Suiza. En la academia Tahuichi de Bolivia salimos campeones de un torneo internacional en Córdoba de sub 19. Y acabé como jugador-entrenador otra vez aquí en la Penya.

No llegué a jugar para el equipo nacional de Estados Unidos, a pesar que el entrador de ese momento me llamó para decirme que estaba atento de mi juego  y justo me lesioné.  Pero jugué mucho y me divertí mucho hasta que vine a Ibiza y aquí no había mucho jugador de Primera División, creo que único era Toni Arabí.

-Se lesiona la rodilla, no encuentran tratamiento efectivo hasta que le dicen vaya al dentista a hacerse una radiografía bucal y le encuentran un diente en mala posición, lo arregla y alivia la rodilla. ¿Este fue el detonante para que se vuelque en terapias alternativas?

-Sí, tenía problemas de rodilla y al final cuando me arreglaron el diente, el dolor de rodilla paró, y entendiendo que estaban de alguna manera conectados dije  wow, fue una locura.  Allí me di cuenta de que todo el cuerpo está interconectado. Ya venía tomando antes de este suceso vitaminas, guaraná, leyendo libros de coaching, o sea cuidando y aprendiendo de mi cuerpo, y, por ejemplo el libro Despierta el gigante interior de Tony Robbins lo leí con 18 años, o sea que ya estaba siendo curioso de todo esto pero cuando pasó la rodilla o del diente según se mire me convenció para meterme de lleno en el tema.

Melchior en xxxx como jugador del xxxxxx
Melchior en la temporada 1999-2000, en la Copa Intertoto como jugador del Lucerna.

¿Usted diría que Ibiza está bien nutrida de terapeutas alternativos?

-Honestamente no me gusta llamarles terapeutas porque nadie está roto en realidad, pero estamos programados para sufrir y yo solamente soy como un faro o un guía para encauzar los cambios. Ayudo a personas para que se empoderen. Y es cierto que hay muchas cosas en la isla, unas súper interesantes y otras con las cuales no suscribo, pero sobre gustos no hay nada escrito como dicen… 

-¿Cómo alguien que no ha estado expuesto a este tipo de terapia podrían diferenciar entre terapeutas y cuentacuentos siendo cuestiones tan nuevas?

-Lo paradójico es que no es nuevo, existe desde hace mucho por ejemplo la religión donde el cura era la figura del confidente respetado y de la absolución en cada encuentro semanal. Yo no soy religioso, pero reconozco su valor y luego en algunos sitios se convirtió en filosofía y ahora le llamamos coaching, chamanismo moderno o también autoayuda. Lo que está claro es que hay una falta de camino en algunas personas y la educación general es simplemente nacer, estudiar, trabajar, tener hijos, trabajar, tus hijos tienen hijos, te mueres, la herencia y ya está. Pero hace miles de años o hace cien no era así. Parece esa vida un poco banal, y la solución resulta en doctor, farmacia, bisturí. Pero hay más y la gente está despertando y por ende, buscando ese algo más. 

-¿Cómo define usted a un coach?

-Como fui jugador y luego entrenador de fútbol es muy fácil explicarlo. Eres el entrenador de alguien. Antes le decía a los jugadores haz unas dominadas y ahora le digo a las personas que responda a unas preguntas por ejemplo, para salir de la parte consciente y entrar en otro plano. 

-¿Cómo funciona? Yo le contrato y …

Vienes a verme en una sesión de una hora y cuarto, te llevas una grabación de unos cuarenta minutos de dicha sesión y allí trabajo a las personas desde varios ángulos. Es presencial, la persona se echa y yo me siento al lado, con una mano en la nuca y otra en la frente. Trabajo con los ojos cerrados y al final cuento lo que he visto y corregido, veo imágenes, guías y el antes (cómo encuentro la persona) y explicó el después (cómo dejo la persona y lo que sigue).

 Trato cuestiones como cuando alguien está pasando un momento de confusión o turbulencia, que hayan tomado medicamentos, drogas o medicinas naturales de plantas o chamánicas y sienten que no están en sus cuerpos del todo, personas con depresión, miedo, ansiedad, psoriasis, dolores que no se van o que hayan tenido accidentes… Esas son cosas que atiendo.

Piense que somos personas muy sencillas y a la vez muy complejas, tenemos una manera de pensar basada en tu educación, tu trabajo, tu edad, tus relaciones etcétera y la gente sufre dentro de su entorno energético como por ejemplo en su casa o en su puesto laboral. 

Y trato este tipo de cosas con un resultado que se ve claramente en el cuerpo, literalmente el cuerpo reacciona al cambio. Es como un nuevo idioma, de las emociones y del campo energético.

El cuerpo es el marcador, el que te indica que te pasa pero hay que saber oírle. Desde siempre, como por ejemplo con la medicina china o la medicina clásica europea, se analizaba los estados de humor por ejemplo. Con esto se conoce más la personalidad de la persona y entonces los malestares, dolores o reacciones físicas en realidad son los mensajeros de cómo estás realmente. 

Con otras palabras, lo que hago es alquimia cuántica acelerada o metafóricamente, la itv energética donde veo lo que está bien y lo que no, cambio lo que no y dejo a la persona consciente de su poder personal y recargada energéticamente.

Enciendo lo que encuentro apagado, limpio lo que veo desequilibrado y hago un upgrade. Imagina un árbol de Navidad con algunas luces apagada y yo lo que hago encenderlas todas.

La persona sale ligera, brillando y con un campo energético amplificado que comentan los demás.

Veo y cambio los chakras, los meridianos, los niveles de aura, de existencia, árbol genealógico, vidas pasadas y los campos energéticos. Como la Matrioska rusa, cada capa afecta a los demás y limpiando todas las capas se consiguen resultados increíbles y muy rápidos.

La sesión dura una hora y un cuarto y cuesta 120 euros. Los efectos duran de forma muy notable los primeros 5 días y luego siguen 6 ó 7 semanas. Ahora mismo  yo trabajo solamente por recomendación personal de alguien que ve los resultados en las personas que he tratado.

-El problema es que pocos saben interpretar las señales del cuerpo…

-Bueno, cada vez más y aquí en Ibiza sí que hay mucha gente formada.

-¿Somos genéricos en cuanto a las trabas y soluciones, o, como dicen, cada persona es un mundo?

-Las dos cosas, por un lado hay una serie de traumas comunes; por ejemplo el trauma. El doctor Gabor Maté hace un cuestionario que se llama Adverse Childhood Experience o ACE o en español Experiencias Adversas de la Infancia que no son muchas preguntas y cualquiera puede acceder a ellas. Allí cataloga los traumas más genéricos en cinco tipos: el abandono, la humillación, la injusticia, la traición y el rechazo. Luego debajo tienes los abusos, mentales, verbales, sexuales, etc. También es destacable que desde que nacemos hasta los siete años el cerebro está muy enfocado en sí mismo, como en una actitud de “yo soy el creador de mi mundo” entonces igual se le muere el padre y cree que le abandonó por su culpa. 

De allí sí que se puede trazar un mapa de afecciones comunes porque lo que te ha pasado en el pasado define quien eres hoy.  Si alguien se comporta muy mal con otros lo que hay que preguntarse es qué le habrá pasado en el pasado para ser tan cabrón. Cuando lo entiendes, lo comprendes. Cuando lo comprendes puedes no tomarlo tan personal y entonces puedes soltarlo. 

Melchior siempre con su péndulo al cuello.
Melchior siempre con su péndulo al cuello.

-Entiendo lo que dice, a mí me ha pasado que de adolescente hubieron problemas familiares y fue cuando bajé del pedestal de superhéroes o infalibles a mis padres al plano hijos y al ver que mi padre no había tenido padre … ¡Bastante bien lo estaba haciendo! [risas]  y a partir de allí fue mucho más fácil hablar las cosas desde un lugar sin rencor y entendernos mejor y a la vez más fácil perdonar. 

-Claro, si existe un Dios que ha creado tanta belleza y todo está perfecto en su imperfección y no hay una hoja igual a otra, y si yo digo el universo no comete errores – todo sale bien – entonces a mí ya eso me tranquiliza un montón porque me vuelvo el actor de mi vida pero también observador. En vez de ser crítico me vuelvo aficionado o fan o terapeuta o coach y me vuelvo el guionista de mi vida y hago la película que yo quiera.

-Hay personas con traumas de la niñez o la adolescencia de parte de padres, ¿hasta qué punto o edad se les puede culpar a los padres y no a uno mismo por no hacerse cargo y remediarlo?

-No se puede culpar a los padres, salvo de las cosas que han hecho queriéndote hacer daño. Para mí hay que tener una mirada de 360 grados para verlo todo, desde todos los ángulos. El contexto es muy importante y tomar una visión más elevada. Como dijo Einstein “no se puede resolver un problema desde el mismo nivel de consciencia desde donde se ha creado”. Hay que tomar distancia para poder comprender, y cuando eso sucede podrás conectar con la compasión y desde allí resolver. Entendamos que por defecto nadie quiere hacerle daño a sus propios hijos y que hacen lo mejor que pueden con la información que tienen. Los padres del 2024 tienen muchísima más información que los padres y madres de los 70s y además no hay manual de cómo ser padres. Y encima las cosas no paran de cambiar, la margarina antes era sana, ahora no. [risas]. Entonces echándole la culpa al otro transfieres la responsabilidad, y si no eres responsable no tienes más la habilidad de responder porque ya no es tuyo. Como futbolista si tengo la pelota yo puedo jugarla, si no la tengo no. 

-La gente en general no tiene idea de lo poderosos que somos como personas. Me refiero a cosas como el poder de la palabra y lo no tan complicado que es reprogramarnos, por decir un par. O en contrario, de lo poco que nos oímos a nosotros mismos. Esto no lo enseñan en ningún lado y para los que ya tenemos una pila de décadas encima nuestros padres tampoco tenían el conocimiento. ¿Deberían enseñar estas cosas en las escuelas o cree que es más propio del ámbito familiar?

-¿La educación formal existe desde hace cuánto tiempo y por qué? ¿Para quién? Desde la revolución industrial que necesitaban gente que trabajara 18 horas en las fábricas fue cuando empezaron a poner la educación obligatoria. Piensa que antes los que sabían leer eran los de las cortes y los del clero, entre otras cosas para entender los secretos y controlar a los demás. Y hoy sigue siendo igual. Entonces estas cosas jamás las van a enseñar porque no interesa. Es mejor tener gente suficientemente astuta para producir pero no tanto para cuestionar. Ahora mismo por ejemplo en mi país, Estados Unidos, están desmontando aún más el currículum de la educación a un nivel que es para no creer que pase en 2024. Libros que eran lo más recomendables para tener una mayor conciencia ahora se están prohibiendo. Y hasta las religiones se están deformando más que nunca, antes era comunidad, armonía, fe, y ahora todo es a través del miedo. Entonces son los padres quienes deben enseñar a sus hijos estas herramientas, siempre y cuando, no estén afectados por la educación que ellos mismos recibieron. Y en España es ilegal educar en casa… Y los que no conozcan las herramientas disponibles para conectarse a uno mismo acaba con xanax y todas estas drogas que recetan alegremente. 

-¿Por qué a veces pasa de tener consciencia de necesitar un cambio e incluso de saber el camino a tomar pero sin embargo no activa, no da ese primer paso?

-Hay que expandir la zona de confort. Si no la usas, se encoge. Otra cosa es no saber cómo y otra situación son los bloqueos que vienen de fuente de pareja, de familia, de sociedad, problemas económicos, etcétera. Es algo que los ancianos y los indígenas ya sabían a nivel interior. Por ejemplo, las viejas payesas tenían dolor de muelas se ponían un clavo mientras se preguntaban qué decisión estás evitando tomar. Hay gente con esa sabiduría pero les falta la confirmación en la prueba real de la vida material porque no es sólo educación también es la práctica. En sesión, con mis palabras y un cambio energético, te cambio el enfoque para que veas qué poderoso en realidad eres.

Melchior es uno de los propietarios del restaurant japonés Nagai
Melchior es uno de los propietarios del restaurant japonés Nagai.

-¿Cómo definiría la medicina cuántica que usted ejerce?

-El principio de Planck, el observador tiene un efecto sobre lo observado a nivel mínimo, entonces un cambio mínimo de conciencia genera una cambio grande de transformación en nuestro movimiento celular y de pronto todo pierde importancia. Entonces muchas cosas que piensas “en lo que te ha pasado” cambia a  “lo que voy a  crear”. El cambio energético en el enfoque es brutal. 

-¿Cómo define la alquimia y cómo la utiliza a su favor?

-La alquimia viene del antiguo druidismo y es la utilización del péndulo por ejemplo pero tiene más definiciones como lo cuántico que yo lo tomo como que el observador modifica lo observado y subiendo el nivel de conciencia cambia todo. Con la alquimia tú testeas algo y pones movimiento en espiral y cambias el campo energético. Hay gente que usa cristales o en mi caso con péndulo, luz e intención o conciencia de energía. A veces utilizo el péndulo, a veces solo las manos y también el pensamiento. Pero no es creer ni adivinar, es probar hasta confirmar. 

-¿Qué nos puede explicar sobre la numerología y su uso?

-Es una de las artes más antiguas que viene de los egipcios y luego de los hebreos. El alfabeto son 22 números que se vuelven arcanos mayores del tarot que es el camino de la vida, también está Pitágoras, todo se puede medir con frecuencias…

-Si al final todo lo que somos y vemos es matemática, está presente en todo.

-Sí, totalmente. Si tu miras los átomos nunca se deshacen, se transforman, lo que hoy es tu piel y en un baño en el mar se desprende es el alimento de un pez… A nivel atómico nada se destruye y todo se transforma. Y todo tiene configuraciones matemáticas. De la escala de todos los elementos cada uno tiene una conexión diferente de electrones, de protones y neutrones. Por ejemplo, el agua es H2O que son 2 de hidrógeno por 1 de oxígeno, es lo que forma el agua. También está el código Fibonacci… Y los números tienen todos sus tipos de energías diferentes y difieren si son escritos en romano, o chino, todo tiene su sentido y lógica; su porqué. Todo es números. 

-Hace además ceremonias, ¿de qué tipo y en qué consiste su participación?

-En las ceremonias hago de maestro de ceremonias en bodas y rituales con fuego, bautizos donde hago bendiciones al recién nacido y funerales a los que me gusta más llamarles memoriales de vida.

También hago limpiezas energéticas de casas, terrenos y negocios. Meditaciones guiadas de sanación cuántica. Cursos de coaching cuántico y aprender a conectar con la propia intuición o guía interior. Cursos de Formación de IQM (medicina cuántica integrativa). Hago sesiones individuales y de grupo.

-Para ir cerrando este encuentro permítame preguntarle sobre la situación actual… Las guerras, la situación de vivienda y económica global, el cambio climático, la I.A., la propaganda y las fake news, la estupidez de la mano con la ignorancia, empoderadas y alabadas, es sin duda un momento crítico para nuestra especie… ¿Cree que es un momento singular donde la humanidad se está jugando a dar un salto evolutivo revolucionario o la auto extinción o no es tan radical este momento?

-Cada cosa tiene sus dos lados y las dos se necesitan para hacer el entero. Cara y cruz hacen la moneda, la punta y la pluma de una flecha hacen la flecha pero depende de quién la sostiene, porque la flecha puede matar una persona o salvarte la vida porque matas a un ciervo y comes. Depende de quién y con qué intención es la clave, los budistas lo tienen muy claro. Depende de la intención, repito. Todos nacemos y todos morimos y en el medio hay un guion que nos toca escribirlo. Ahora mismo estamos en un momento con mucha más información y posibilidades, más libertad y más dinero que nunca – peeeero – también hay mucho control. La I.A. es un secretario con turbo si le dices qué quieres y a ver qué quieres. Las guerras diría que habrá que mirar los intereses reales porque no hay dinero dicen para ancianos y jóvenes pero para guerras siempre hay. 

Como dice el físico cuántico suizoegipcio Nassim Haramein “el 0,0001% es lo que vemos, y el 99,9999% es lo que no vemos, hay que darle mucha conciencia a lo invisible para modificar lo visible”.

El problema por ejemplo no es el reciclaje si no la producción. Sabemos el daño del plástico pero producimos más plástico que nunca, hoy, pese a todo lo que se sabe…

Pero a nivel de conciencia personal nosotros, que como dijo Gandhi, “seamos nosotros el cambio que queremos ver”. Volviendo al principio, en el todo, hay uno y en el uno hay todo, entonces podemos individualmente cambiar las cosas siendo más honestos, más coherentes, mirando bien lo que hacemos, lo que decimos, lo que sentimos y empezar a trabajar para que el mundo sea un lugar mejor aquí, no poniendo la responsabilidad a los de afuera sino en uno. 

-¿Qué futuro imagina, si acaso es capaz pese a lo impredecible que se ha vuelto todo? 

-¡Con optimismo, claro que sí!

-Porque no queda otra…

 -No, porque veo a los niños que hasta una cierta edad, especialmente antes de la educación industrial y sin tanta pantallita, cuando tienen espacio para la creatividad  son todos genios y confío en las nuevas generaciones. 

Al final somos todos humanos con los mismos traumas, los mismo sueños, las misma esperanzas y más o menos tenemos unos 70 años de actividad y hay que hacer de la vida algo interesante y además… ¡bailar un poco!

 

Scroll al inicio
logo bandas