Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

CRISIS EN FORMENTERA

Mañana de nervios en Formentera: más de cinco horas de reunión y sin acuerdo

Los conselleres de Formentera piden explicaciones a Llorenç Córdoba por su órdago al Govern del PP
prohens cordoba consulat
Marga Prohens y Llorenç Córdoba, el pasado 7 de septiembre.

Tensión, nervios y desencuentros. La reunión entre el presidente del Consell de Formentera, Llorenç Córdoba, con el resto de miembros de su gobierno en estos momentos, adelantada por La Voz de Ibiza, acumula ya más de cinco horas y media de duración. La cita ha empezado a las 9 de la mañana y no ha finalizado aún. Ha habido un pequeño receso.

Este es el primer encuentro de Llorenç Córdoba con su equipo de gobierno al completo desde que el lunes amenazara con dejar de apoyar incondicionalmente al Govern del PP.

Es, al menos, el segundo con sus vicepresidentes, Juan Manuel Alcaraz y Javier Serra, presidentes del Partido Popular de Formentera y de Compromís amb Formentera, los partidos que conforman la coalición Sa Unió de Formentera cuya candidatura al Consell y al Parlament encabezó Llorenç Córdoba. Córdoba, Alcaraz y Serra participaron en un encuentro con la presidenta del Govern y del PP, Marga Prohens.

Este segundo encuentro llegó después de los reproches desde el escañó del Parlament y de dos abstenciones a sendas iniciativas de PP y Vox no sirvió para frenar la crisis desatada el día anterior, ya que el miércoles hubo un segundo comunicado y el jueves nuevas declaraciones que no hacían presagiar un final cercano.

El movimiento de Córdoba ha causado sorpresa y estupor en los partidos de la colación tanto en el fondo como en las formas. Descartadas las reivindicaciones presupuestarias, no entiende el PP la reivindicación de mayor peso político al considerarse un diputado clave para garantizar la gobernabilidad de Baleares cuando se están cumpliendo los acuerdos firmados y los programas electorales.

Las formas

Y mucho menos que ésta haya llegado de la forma en que lo ha hecho Llorenç Córdoba. Esto es, sin una conversación previa en la que expresar su malestar, sin avisar a los partidos de la coalición y al resto de miembros del gobierno y a través de crípticos comunicados, de dardos desde el Parlament en forma de invectiva y de abstenciones en las votaciones. El vodevil se esté prolongando por espacio de una semana generando inestabilidad y desconfianza y erosionando la imagen de seriedad del gobierno de Formentera y del Govern ante la opinión pública.

Durante el encuentro, Llorenç Córdoba ha podido explicar las motivaciones que le han llevado a orquestar la operación y los conselleres de su gobierno están teniendo la oportunidad de pedirle explicaciones y recriminarle su comportamiento al presidente.

La duración del cónclave infiere que las posiciones no están cerca y que no está siendo fácil acordar una postura común con la que cerrar este capítulo y pasar página, si es que este es el resultado final. Y es que las crisis se saben cómo empiezan pero no cómo acaban.

 

Scroll al inicio
logo bandas